Fundación Casa Ducal de Medinaceli

No disponible

Restauración del "Bodegón con sirviente" de Giuseppe Recco







Tras la restauración de esta obra con ocasión de su participación en la exposición “La imagen reflejada: Andalucía, espejo de Europa” organizada por la Junta de Andalucía en laCatedral Vieja de Cádiz, se puede disfrutar de una paleta cromática más cercana a la original de Recco y apreciar con más nitidez sus diferentes puntos de fuga y profundidades. se puede disfrutar de una paleta cromática más cercana a la original de Recco y apreciar con más nitidez los diferentes puntos de fuga y profundidades. El lienzo original debió recibir una capa de imprimación oleosa, compuesta de aceites secativos y pigmentos cobertores usuales en la pintura de la época. Los diferentes movimientos del soporte (tensado-destensado) y la aplicación de nuevas sustancias sobre su superficie han producido el cuarteado de sus estratos preparatorios. El contraste entre fondos y objetos, entre partes con más imprimación y partes con tela vista, crea una diversidad de contrastes y brillos seguramente realizada ex profeso por el pintor, pero que desgraciadamente hoy dificultan la visión correcta de la obra al encontrarse desequilibrada por la presencia de grandes estratos de barniz. El pintor ha jugado creando superficies más planas en los lugares donde se encuentran los objetos (cerámicas, cristalería) resaltándolos más y dándoles más luminosidad y, por el contrario, en los fondos, donde la imprimación es menor (se ve la trama de la tela) el color es más opaco y menos contrastado por tener menos empaste y más cantidad de aceites y barnices. Las cerámicas, las flores y el personaje, aparecen más trabajados que el resto, con pinceladas más marcadas y más definidas, para definir y perfilar mejor los rasgos. Destaca el detalle y minuciosidad con la que se representan las cerámicas napolitanas y los objetos realizados en cristal. Los fondos, telas y objetos de tonalidades ultramar situados en la parte posterior al horizonte se plasman con una técnica menos elaborada y menos directa. Los pliegues de la cortina y fondos del cielo se construyen con pinceladas largas, más sueltas y poco empastadas, algunas casi esbozadas. La cara del personaje se insinúa mediante unos trazos transparentes, mientras que los adornos situados en el segundo plano de los objetos, parte central del cuadro, apenas se dibujan con pequeños toques de pincel. No presentaba levantamientos en su capa pictórica. Su cuarteado es normal y solamente los barnices de superficie dan la impresión de un cuarteado pronunciado pues son éstos y no la capa pictórica, los que se encuentran levantados.

El sistema empleado en la limpieza de la superficie pictórica fue el habitual de tipo químico con la ayuda mecánica de hisopos. El grado de limpieza alcanzado no supuso la eliminación total del barniz original, ya que determinados elementos, como son los fondos en donde la preparación es menor, tienen mayor espesor. La ejecución de determinadas veladuras y la aplicación de barnices coloreados realizados por el propio pintor, ha hecho que en determinados lugares el tratamiento de limpieza se hiciese de forma más limitada y precavida ya que esta obra presentaba la peculiaridad de una gran alteración de las capas de protección. Se acometió una remoción previa del barniz en la que se retiró un primer estrato, dejando varios testigos para el  seguimiento fotográfico, (manga del sirviente, fondo del paisaje, botellas de cristal, jarrón etrusco, plato napolitano, cabeza del sirviente, jarrones turcos) y en una segunda fase después de las catas se realizó la limpieza principal pues estos estratos de barniz alterados se encontraban en mal estado y para obtener una visión completa y clara de la obra tenían que ser eliminados. En fondos oscuros y en la parte inferior izquierda como en el vestido del sirviente se han encontrado gruesos repintes con gran cantidad de barnices que impedían la visión de las luces y tonalidades originales. El plano de cortina se encontraba muy repintado y ocultaba la diferenciación de sus tonalidades claras y oscuras. En las pequeñas lagunas existentes por la superficie se repuso la capa de imprimación mediante estucado y enrasado con sulfato cálcico y cola animal. La reintegración se circunscribió a dichas pérdidas, empleando técnica acuosa y sistema discernible a corta distancia mediante un rayado fino o riggatino. Una vez barnizado, se retocaron e igualaron las lagunas con pigmentos al barniz siguiendo el mismo criterio de reintegración invisible y discernible. El barnizado se ha realizado en varias fases empleando para cada una de ellas distintos barnices, en diversa concentración, de la casa Lefranc Bourgeois.

«« PreviousPage 1/2Next »»

Imágenes de la intervención

Estado final